Durante la sesión ordinaria de la LXV Legislatura del Estado, la diputada local Lizett Arroyo presentó un exhorto al Ejecutivo del Estado para coordinar y realizar programas de educación, sexualidad humana, y prevención de embarazos en adolescentes.

El Punto de Acuerdo, aprobado de urgente y obvia resolución con 31 votos a favor, y presentado en coordinación de la diputada Rosalina López García, exhorta al Gobernador del Estado para que instruya a los titulares de los Servicios de Salud de Oaxaca, la Secretaría de las Mujeres, el Instituto Estatal de Educación Pública, el Instituto de la Juventud y a la Dirección General de Población, para que se coordinen y realicen en los niveles básicos de educación, programas de sexualidad humana, y prevención de embarazos en adolescentes, con enfoque científico, biológicos y adaptados a las distintas etapas de la niñez y adolescencia, en el ciclo escolar 2022-2023.

En el uso de la palabra, Liz Arroyo manifestó que según cifras reportadas por los Servicios de Salud de Oaxaca, al mes de septiembre de 2021, se contabilizaron 3 mil 538 embarazos en menores de 20 años de edad, siendo los municipios con mayor tasa de fecundidad Oaxaca de Juárez, San Juan Bautista Tuxtepec, Santa Cruz Xoxocotlán, Huajuapan de León, Salina Cruz y Juchitán de Zaragoza.

“Las estadísticas nos llevan a reflexionar sobre las consecuencias de un embarazo en adolescentes, que genera en primer lugar la deserción escolar, pues a esa edad cursan estudios de nivel básico, y ese cambio dramático de sus vidas, los obliga a asumir su nuevo rol de madres y padres de familia, constituyendo este un problema de salud pública”, enfatizó la legisladora.

En ese tenor, la diputada local señaló que es claro que no existe información respecto a la prevención del embarazo en adolescentes, ni información relativa a las enfermedades de transmisión sexual, tampoco escuchamos en la radio o en la televisión, ningún tipo de campaña informativa respecto a estos temas.

Por ello, dijo que es necesario que las instituciones gubernamentales atiendan esta problemática, “no están cumpliendo con su obligación de establecer campañas de prevención de embarazos en adolescentes, y con esa omisión lamentablemente se incrementan las posibilidades de muerte materna, sin olvidar los efectos negativos de los abortos clandestinos”, asentó.

Finalmente, Lizett Arroyo señaló que es fundamental que en el presente ciclo escolar que está a pocos días de iniciar, se implementen programas de orientación sexual y prevención de embarazos en adolescentes, en el nivel de educación básica, siendo de suma importancia dotar a los niños, niñas y adolescentes, de información suficiente sobre temas de orientación sexual, inculcar el respeto por las preferencias sexuales, pero desde un enfoque humanista, basada en valores universalmente aceptados.