En 2008 se conformó la Red de Espacios Culturales y Museos Ferrocarrileros de México (RENECMUF) que, al día de hoy, cuenta con 33 recintos participantes. Entre ellos, el Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos, con sede en la Ciudad de Puebla y perteneciente a la Secretaría de Cultura del Gobierno de México.

El propósito es impulsar acciones coordinadas en torno a la conservación, estudio, difusión y aprovechamiento social del patrimonio ferroviario del país.

Estaciones, talleres y otros sitios ferrocarrileros en desuso, que han sido rescatados como museos, centros culturales, casas o salas de lectura, son miembros de esta red. Tiene presencia en Aguascalientes, Chiapas, Chihuahua, Coahuila y Estado de México. Además Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Michoacán y Morelos. Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Tamaulipas, Tlaxcala y Veracruz.

Conservación

Una de las líneas de acción que ha impulsado el RENECMUF se orienta a fortalecer la profesionalización de los equipos de trabajo de los museos y espacios ferrocarrileros. Son varios temas como: conservación, restauración, museología y museografía.

Así como planeación y organización de proyectos educativos, artísticos y culturales, que apoyen el conocimiento y valoración del patrimonio ferroviario mexicano.

En este contexto, actualmente se está desarrollando el taller “Elaboración de Inventarios de Colecciones Ferroviarias”. Tiene como finalidad aportar elementos para la identificación y clasificación de los materiales ferroviarios de cada espacio. Eso permitirá saber con qué tipo de colección cuentan. Así como el estado de conservación de las mismas.

También se busca que los participantes trabajen en la elaboración de inventarios básicos, apoyados por el área de Conservación y Restauración del Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos (MNFM).

 

Dejar respuesta