Ante el grave retroceso hacia los derechos políticos de las mujeres indígenas en Oaxaca,
generado por la mayoría de diputadas y diputados de Morena, PT y el Partido Verde al
avalar una reforma que frena la paridad y la participación de las mujeres indígenas, quienes
firmamos, mujeres indígenas, autoridades, lideresas comunitarias, mujeres organizadas, que
hemos generado y participado desde hace mucho tiempo en procesos de fortalecimiento de
nuestros derechos como mujeres indígenas y en general como mujeres,

NOS PRONUNCIAMOS:

En contra de la aprobación a la modificación del Transitorio Tercero del Decreto 1511,
aprobado por mayoría de Diputadas y Diputados de Morena, PT y Partido Verde, al frenar
el cumplimiento de la paridad en municipios que se rigen por Sistemas Normativos
Indígenas, al establecer ahora que ésta sea de manera “gradual” e indefinida.

Esta reforma representa una violación a los derechos humanos de las mujeres indígenas e
implica un retroceso a los espacios ya ganados. Esta modificación a la ley, no reducirá la
violencia, menos generará cambios estructurales a favor de las mujeres.

Afirmamos que es falso el “discurso” que la paridad atenta contra la autonomía y libre
determinación de los pueblos toda vez que detrás de este discurso se sigue impidiendo la
participación de las mujeres, diferentes municipios con sistemas de cargos han mostrado
que si se pueden ejercer estos dos derechos en armonía.

La comunidad y comunalidad se fortalece con la participación de las mujeres en los
espacios de toma de decisión, en las mismas condiciones que los hombres. El sistema de
cargos y/o escalafón si puede valorar el aporte de las mujeres a la comunidad.

Por ello, el Congreso de Oaxaca, las servidoras y servidores públicos deben analizar la
situación estructural que enfrentan las mujeres indígenas desde una perspectiva intercultural
y de género, generando leyes, políticas públicas y presupuesto que materialice y garantice
el ejercicio de los derechos de las mujeres indígenas, entre ellos los políticos-electorales.

Y en ese sentido:

 Condenamos que las Diputadas que fijaron postura para defender esta reforma
“retrograda” lo hagan desde un discurso racista y clasista, que nos consideren como
mujeres incapaces, ya que según ellas las mujeres que somos autoridades en
nuestras comunidades, no tenemos “capacidad de decisión”, pues sólo obedecemos
lo que nos dicen los “asesores” o porque no nos dejan participar en las asamblea,
nos siguen mirando como personas incapaces, como si necesitamos tutelaje y
protección especial, es la misma mirada colonialista que no se termina de erradicar.
 Condenamos y condenaremos siempre toda acción u omisión de cualquier partido
político que atente en contra de los derechos de las mujeres.
 Hacemos un llamado a todas las mujeres a reflexionar sobre los avances que se han
construido en torno a nuestros derechos políticos. Defendamos los avances. No al
retroceso.
 Exigimos respeto: las mujeres indígenas, no somos incapaces, necesitamos que se
garanticen nuestros derechos, no que se nos resten. Exigimos que se garantice las
acciones afirmativas de género eliminando cualquier forma de discriminación y
exclusión histórica o estructural.
 Exigimos al Ejecutivo, veto a esta reforma, no más simulación, no más espera, no
más discursos sin acciones concretas y efectivas.