La gobernadora de Chihuahua, Maru Campos, reveló que fueron recuperados los cuerpos de dos sacerdotes jesuitas y un guía de turistas asesinados.

La Compañía de Jesús en México denunció el martes el homicidio de dos de sus compañeros dentro de un templo en el norte del país, al condenar la violencia que reina en la zona y exigir protección para los religiosos y los miembros de la comunidad.

Los jesuitas exigieron justicia y la recuperación de los cuerpos de los fallecidos que fueron sustraídos por personas armadas, en el norteño estado Chihuahua, y denunció los asesinatos arbitrarios en muchas regiones del país. “Hechos como estos no son aislados”, aseguraron en un comunicado.

Hechos

La fiscalía estatal dijo que el lunes recibió un reporte sobre tres personas que fueron asesinadas en el poblado de Cerocahui. Eso, “luego de que un hombre se refugiara en una iglesia para resguardarse de un ataque. Sin embargo el victimario lo agredió en el interior, al igual que a dos sacerdotes que se encontraban también en el templo”.

Los jesuitas dijeron que “la Sierra Tarahumara, como muchas otras regiones del país, enfrenta condiciones de violencia y olvido que no han sido revertidas. Todos los días hombres y mujeres son privados arbitrariamente de la vida, como hoy fueron asesinados nuestros hermanos”.

Dejar respuesta