El Hospital General de Acapulco del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) recibió un fluoroscopio arco en C, después de haberse solicitado en administraciones anteriores.

Es un equipo muy versátil, comparado con el de rayos X, que permite ver imágenes óseas con precisión y eleva la seguridad en los procedimientos quirúrgicos de neurocirugía, ortopedia y traumatología, informó el neurocirujano del nosocomio, José Martín Higuera Bacilio.

Este aparato radiológico de alta resolución y calidad permite al grupo de ocho traumatólogos y dos neurocirujanos realizar operaciones complejas en tiempo real, desde columna hasta miembros superiores e inferiores, con lo cual ya no es necesario referir a pacientes a la Ciudad de México.

El especialista destacó que el Hospital General de Acapulco es centro de referencia de Chilpancingo, Iguala y Tlapa, así como de las clínicas del Issste en Guerrero. Atiende 630 mil derechohabientes y cuenta con diez especialistas capacitados para manejar el fluoroscopio arco en C.

Mejor atención

Dijo que, en una ciudad como Acapulco, las cirugías de ortopedia y traumatología requieren apoyo cotidiano de este equipo: las personas llegan con fracturas y luxaciones, hay quienes requieren descompresión de columna de urgencia. Además, son frecuentes las consultas por dolor lumbar y hernias discales.

El neurocirujano explicó que el fluoroscopio es una unidad móvil y ofrece la posibilidad de realizar imágenes posterior y lateral en posquirúrgico, lo que otorga la seguridad de que se está trabajando a la altura correcta de la columna, disminuye riesgo de error de espacio y, en el caso de traumatología y ortopedia, permite colocar tornillos, clavos y placas de mejor manera.

Además, evita complicaciones por la utilización excesiva del instrumental, “sabemos que a lado de las estructuras óseas también hay vasculares y nerviosas. De no contar con este tipo de aparatos se pueden provocar lesiones. Es muy útil y beneficioso para el paciente”.

Dejar respuesta