Coco, la película que aún emociona a México se inspiró en Oaxaca. La película de PIXAR y WALT DISNEY fue galardonada con el premio de la academia a Mejor Película Animada en los premios Oscar 2018.

El largometraje que narra las aventuras de Miguel está situado bajo la tradición del Día de Muertos de México. Y es una obra que muestra al mundo la riqueza de Oaxaca, estado en el que sus creadores se basaron para dar vida a la entrañable trama.

Los alebrijes, la abuela de Miguel, los textiles, Monte Albán, el papel picado y hasta la música son inspiración de esta cinta que ha quedado en la historia del cine. Por cierto se escucha el talento musical de la Banda Tierra Mojada, originarios de San Andrés Huayapam.

Sólo tres semanas necesitó Coco para convertirse en la película más taquillera de la historia de México, con más de 19 millones de espectadores y 43 millones de euros recaudados en sus primeros 21 días en pantalla.

El último y emotivo ‘film’ de Disney-Pixar, un auténtico homenaje a la cultura y la música de México y a la celebración mexicana del día de Muertos, sigue triunfando en otros países del mundo, entre ellos Estados Unidos.

“Nuestra intención era contar una historia respetuosa y auténtica que fuese aceptada y abrazada en México. Y Estamos sorprendidos con lo bien que sigue funcionando y de todo el cariño que ha recibido”, señalan el director Lee Unkrich  y la productora Darla K. Anderson.

Sigue emocionando

Pero detrás de esta historia animada, que relata el viaje “a la tierra de los muertos” de Miguel, un niño que persigue cumplir su sueño como músico en plena celebración del Día de Muertos, hubo seis años de trabajo y un equipo de 500 personas (sin contar los músicos).

Precisamente la inclusión en la película de tantos temas universales como la familia, la búsqueda de un sueño a pesar de las adversidades o la celebración de la música popular y autóctona son quizás los ingredientes que permitieron a Coco tener éxito en México y en el resto del mundo.

Pero además hay que tener muy en cuenta los detalles en esta película.  Y para cuidar con precisión cada aspecto sobre el Día de Muertos, los autores de Coco necesitaron de una exhaustiva investigación y diversas visitas a lugares de Oaxaca y Michoacán, entre otros.