A la par que el legado patrimonial de Bonampak se difunde con una innovadora exposición temporal, organizada por la Secretaría de Cultura, el Centro INAH Chiapas y el Museo Regional de Chiapas, investigadores de la institución avanzan en el entendimiento de esta antigua urbe maya.

De acuerdo con el titular del Proyecto Arqueológico Bonampak (PAB), Alejandro Tovalín Ahumada, es gracias a la realización de 17 temporadas de campo que hoy se emprenden diversos estudios en gabinete enfocados a la vida cotidiana de la ciudad prehispánica.

Un caso es el análisis de millares de elementos cerámicos, los cuales presumiblemente corresponden al periodo Clásico Tardío (600-800 d.C.) y se relacionan con la última época del asentamiento, coincidente con el reinado de Chan Muwan II, el único gobernante conocido, hasta ahora, en Bonampak.

“En su mayoría, la cerámica pendiente de análisis (restos de figurillas, vasijas utilitarias y objetos con decoración) fue recolectada durante la exploración y consolidación del Edificio 22”.

Esta estructura, abunda el investigador, es aledaña al emblemático Edificio de las Pinturas, por lo cual los tiestos –que incluyen fragmentos de figurillas, vasijas utilitarias y elementos decorados– arrojarán luz sobre el modo de vida de la elite y el proceso de ampliación que tuvo la Acrópolis.

Dieta

Otros estudios, enfocados en conocer aspectos como la dieta de los pobladores de Bonampak. O, incluso, la sectorización del consumo en el sitio, se prevé emprender en 2023, sobre restos de metates y manos de metates.

Si bien estos estudios ya se han aplicado a otros contextos arqueológicos de México, esta será la primera vez que se realicen en Bonampak; así, con miras a concretarlos, el Centro INAH Chiapas buscará la colaboración de laboratorios pertenecientes a universidades y centros de estudio de Tuxtla Gutiérrez.